El gay aleatorio

Toni.jpg

Último partido

13-04-2018 22:00
 
Huebones F.C
4 : 4
Spartak

Acceso

Síguenos en Facebook

Páginas amigas

Usuarios conectados

Hay 32 invitados y ningún miembro en línea

hastaelanoqueviene¡Se acabó la liga! Una liga con altibajos continuos, con bajas varias desde el día uno, operaciones, pistas nuevas, y en la que, aunque parezca mentira, hemos subido una posición respecto a la clasificación del año pasado. Numerosas tareas intelectuales del cronista han obligado a escribir esta crónica siete días más tarde de la fecha del partido. Teniendo en cuenta que se le olvidan cosas dos minutos después, hoy puede ser divertido. Lo bueno es que se ha estado preparando para la bronca de Carlos. Pero vamos al meollo. El pasado viernes 13 jugábamos el último partido aplazado contra Huebones F.C. Jason se lo pasó de muerte “recortando” jugadores, por lo que el mismo viernes solo contábamos con cuatro espartanos: Javi, Carlos, Jesús y Pablo. Javi tuvo que sacar la billetera para traer un quinto jugador. Huebones estaban incluso peor, buscando jugadores en el grupo de la Pava tres horas antes. Así que finalmente jugamos los dos equipos con solo cinco integrantes. Eso sí, ganábamos en público, con la incombustible Alba y ¾ de Dani que por fin podía venir a vernos, al estar parcialmente recuperado.

El comienzo fue bueno, como todos nuestros comienzos. Aún con las fuerzas intactas no teníamos problemas en mover el balón y controlar con algo de dificultad el partido. No es de extrañar que nos adelantásemos en el marcador con un contraataque de libro, tras una recuperación de Carlos y una jugada al primer toque de Jesús para que Pablo marcase de chute raso. Justo después del gol su jugador más marrullero, que no paró de hacer el tonto durante todo el partido, ya soltó el primer codo. No conforme, siguió con una patada sin balón por detrás a Pablo, que acabó en tarjeta amarilla… al espartano, por quitarle la mano al jugador Huebonero. Ya sabemos cómo va La Pava, más pendiente de que no digas una palabra si eres el Spartak que de evitar que se vuelva a liar parda, produciendo justo el efecto contrario. Pese a controlar, nos marcaron el empate en el primer fallo defensivo. Joan la perdía abajo y dos Huebones (con b, se llaman así) casi se muerden para ver quién chutaba. Ante lo absurdo de la situación, Javi no tenía ni idea de qué hacer y encajó el empate. Tuvimos ocasiones claras gracias a las recuperaciones de Pablo que sacó su pierna quilométrica a relucir cada vez que el alborotador intentaba hacer su único regate. Las mejores ocasiones fueron un palo de Jesús y una jugada en que Carlos se plantó en el área, pero que acabó desequilibrado haciendo un Smooth Criminal cuando iba a hacer el pase de la muerte a Jesús. Pero cada vez que llegábamos nos costaba más bajar. Los higadillos comenzaban a salir por la boca y siempre teníamos a algún rezagado arriba arrastrándose. Por suerte Javi quería acabar bien la temporada y colaboraba con sus típicas paradas sin usar las manos. La más clara fue en la que consiguió despejar el balón, y éste acabó rebotando en el palo, en su espalda y que Jesús pudo sacar con algo de fortuna. Con el 1-1 nos fuimos al descanso.

carlos buscando balonFoto de archivo de Carlos buscando el balón tras un rebote. Qué pesadilla es jugar contra Drink Team, en especial contra Xavi, el pichichi de la liga. No hay partido que juguemos en que no lo decida él solito. Y si encima los palos se ponen de su parte, el hándicap se hace aún mayor. Para intentar escalar posiciones pudimos contar con Aitor e incluso Roger, que descansaba, pero la disponibilidad de la totalidad de jugadores, menos Dani, nos hizo inclinarnos a dar la cara con nuestros efectivos. Así que formamos con Javi, Manu, Fher, Jesús, Carlos, Pablo y Alberto. La pista elegida para el partido fue la 4, la más pequeña y con el césped más desgastado que la imagen de Pedro Sánchez. Con un Alberto tardón y bebiendo una bebida energética más grande que él, comenzó el partido.

Drink Team, como viene siendo habitual, se presentaban solo con cinco jugadores, pero contando con todos sus cracks. Es por eso que decidimos aguantar en defensa, sin pasar de medio campo. Una decisión que provocó más discusiones durante el descanso y el final del partido que de la mítica foto del vestido azul-negro o blanco-dorado. La verdad es que la táctica no vale de mucho si Xavi marca cada balón que le llega. En su primera ocasión, tras recuperar el balón ante una mala salida espartana, chutó cruzada desde la izquierda para buscar en único espacio posible entre el pie de Javi y la portería, que resultó ser el palo, acabando rebotando hacia dentro de la portería. No tardaron mucho en marcar el segundo, pero sigo sin recordar cómo fue. Carlos dice que fue medio comida de Javi, por lo que es bastante plausible. Alberto se volvió a poner la parte ofensiva del equipo a las espaldas y nos acercó con un robo, una serie de paredes con Jesús y un chute casi dentro del área. Continuamos con nuestra defensa atrasada tras encajar el segundo, lo que permitía a Drink Team descansar tranquilamente moviendo la pelota de banda a banda, sin causar demasiado peligro. El problema era que mientras ellos tenían la pelota, nosotros tampoco lo causábamos. Y la cosa empeoró cuando encajamos el tercero, con otro chute de Xavi, esta vez desde dentro del área, recibiendo un pase que nadie hizo el amago de cortar y chutando al palo largo de Javi, que ni siquiera le dio tiempo a ver que estaba allí. En ese momento decidimos apretar un poco arriba y la verdad es que tuvimos varias jugadas. Las mejores un chute de Pablo rozando el segundo palo, una en la que Carlos hizo de John Travolta y el primer palo de la noche. Con el 3-1 nos fuimos al descanso y las discusiones comenzaron: que si tenemos que ir todos arriba, que como vayamos todos arriba nos follan, que Marvel es mejor que DC, que si Dani se ha vuelto más marica tras la operación… Finalmente decidimos ir arriba, pero a regañadientes.

puntosdaniGran noche la del pasado viernes, en la que conseguimos nuestra primera puerta a cero. Solo nos hizo falta una baja justificada de última hora de Jesús, que Dani estuviese ingresado, Fher trabajando, la vuelta de un Pablo dopado y una pequeña ayuda para tener un cambio. Así que formamos con Javi, Manu, Pablo, Carlos, Alberto 1 y Alberto 2. Nos enfrentábamos a Esfínter de Milan, equipo que en el partido de ida aparecieron con un altavoz en el que sonaba su supuesto himno… y creíamos que el Spartak era friky. Se presentaron sin ningún cambio y con un portero con ropa de calle. Pero como nunca sabemos el tipo de día que podía tener el Spartak, todo estaba en el aire.

Con una ligera capa de niebla, comenzó el partido como viene siendo habitual. Solo tardamos un suspiro en adelantarnos en el marcador gracias a Aberto Turán, que con los goles del viernes se coloca en quinta posición del pichichi, un gran mérito con el equipo de cojos que le rodea. Pero para mérito el de Javi, que aprovechó su único saque bueno de la temporada para que Alberto “sólo” tuviese que correr como un loco para marcar. Esfínter se movían bien (chist) pero esta vez la defensa estaba inspirada. Un gran Alberto 2, Manu que intercalaba defensa y ataque y la pata quilométrica de Pablo, cortaban todo lo que llegaba. De hecho, Javi solo tuvo que hacer una parada con su famoso Tiger Knee. El problema es que arriba éramos un señor espectáculo. A excepción de un par de chutes en que el portero tuvo que lucirse, los demás salían un “poco” desviados. Creemos que el objetivo de no marcar, era que Carlos no puntuase en la LFS, porque la verdad es que se hartó a asistir. Los dos Albertos pudieron aumentar la ventaja, pero en los metros finales por una cosa o la otra no podían definir bien. Los minutos iban pasando, el marcador no se movía y Esfínter nos continuaba dando guerra. Cualquier cagada abajo podía traducirse en gol fácilmente, porque tenían bastante calidad. Pudimos marcar el 2-0 antes del descanso, después de una entrada en medio campo de Pablo al estilo Rocha, que dejaba a Carlos y Alberto totalmente solos, pero el árbitro decidió pitar el descanso, quizá por no tener seguro que la acción de Pablo no fuese falta. Con el 1-0 nos fuimos al descanso.

nopartyPoco hay que contar del pasado viernes, en la que mitad de partido jugamos con los brazos caídos y solo dimos algo de guerra en la parte final. Ni siquiera jugar a pádel bajo la lluvia antes del partido, nos dio la suerte necesaria como para plantar cara a Almería. Y es que el secuestro de Roger, que tantas alegrías nos había dado en solo tres partidos, no nos iba a poner las cosas fáciles. El dato positivo fue la vuelta de Fher, que reaparecía después de dos meses en dique seco. Así que formamos con Javi, Manu, Jesús, Fher, Dani, Carlos y Alberto.

El partido comenzó con un campo muy rápido por la lluvia previa y con Almería presionando arriba. El primer aviso fue nuestro, con un chute al palo de Dani tras una jugada por la banda de Alberto y un pase atrás. No sería el último palo de la noche, recordándonos una y otra vez la mala suerte que tenemos de cara a gol. Tras varias jugadas conseguimos el 1-0 (aunque continúo diciendo que fueron ellos los que se adelantaron primero). Después de una doble parada de Javi, la pelota despejada caía en Alberto, que no se lo pensaba dos veces y esprintaba por todo el campo para marcar por bajo. Pudimos marcar el segundo, con un pase largo a Alberto que el portero paró con la mano fuera del área, cuando Alberto casi lo había regateado. Aún dimos un segundo palo y tras él, se acabó el Spartak. Almería se hizo dueño y señor, y si nosotros necesitábamos mil ocasiones para marcar un gol, a ellos les entraba todo. El empate lo consiguieron tras un pase alto que no seguimos en defensa por falta de aire y con un chute cruzado facilitado por la no salida de Javi. El segundo llegó en un suspiro. La manía de recular a lo Moonwalker permitía a su mejor jugador moverse a placer y buscar el chute. Así que, con un chute desde fuera del área colocado al segundo palo, se pusieron por delante del marcador. El tercero fue cómico. Tras una parada de Javi, su saque impactaba en la cara de un jugador almerienseque se metió justo en medio en el momento preciso. Javi se paró para preguntarle como estaba y la defensa espartana hizo lo propio, pero Almería estaba más por la labor de marcar. Así que el rebote en la oreja le caía al pívot, que solo tenía que empujarla delante de un portero y una defensa totalmente parada. Javi siempre cagándola en el momento justo para hundirnos moralmente. Tuvimos ocasiones para marcar dos goles, pero de nuevo hacía aparición nuestro chute estrella, el tiro al muñeco. Con el 1-3 nos fuimos al descanso echándonos la bronca los unos a los otros, cosa que siempre soluciona las cosas…

expulsiongolSeguimos con nuestra racha de victorias (solo dos, qué triste) que nos ha llevado de la última a la octava posición en solo dos jornadas. Eso solo evidencia que los de arriba son muy buenos y los de abajo (nos incluimos) muy malos. Aún así tenemos la moral por las nubes tras ganar a Pink Panter (aunque con algo de ayuda) cosa que no sucedía desde el cinco de febrero de 2016, hace más de dos años. Pese a las numerosas bajas, seguimos siendo capaces de incluso tener cambios cada partido. La baja de Pablo, que debe estar hinchándose a carne en Argentina, la suplíamos con el regreso de Manu, al volver a jugar en nuestro horario habitual. De forma que nos presentamos con Javi, Manu, Carlos, Dani, Jesús, Alberto y Roger.

Aunque Pink Panter solo disponían de un cambio, comenzaron el partido corriendo y presionando, complicándonos las cosas desde el minuto uno. Con dos pases y cambios de banda, nos desorganizaban la cobertura sin mucho esfuerzo. Por suerte, aunque descolocados, éramos capaces de tapar los chutes para que Javi “zampabollos” no tuviese que demostrar mucho sus dotes futbolísticas. Y en el momento que tuvo que demostrarlas, casi se comió un caño que por suerte paró con su mejor arma, el culo-ventosa. Pero con tantos desbarajustes defensivos, finalmente Pink Panter vio un pase entre líneas que acabó en gol tras un chute casi desde el suelo. Imaginad si Javi estaba poco atento que sigue sin acordarse de él. No nos dio ni tiempo a echarnos la culpa entre nosotros antes de encajar el segundo. Esta vez con un pase al medio del área desde la banda, que el pívot marcaba a placer después de correr y zafarse de la cobertura. Con el segundo todos comenzamos a pensar en nuestra mejor táctica, la de la empanada Spartak, en la que solemos recibir cinco goles en cuestión de segundos, pero por suerte no fue así. Poco a poco comenzamos a generar peligro gracias a los pases largos de Manu que no llegaron a alcanzar los nuestros ante el atento portero de Pink Panter. Eso nos animó y conseguimos el 1-2 gracias a una jugada por la banda made by Roger, que Alberto aprovechaba para marcar su vigésimo gol en liga. La alegría duró un suspiro y antes del descanso nos marcaron el tercero, esta vez con una descolocación absoluta que permitía a Pink Panter esperar un pase al lado del palo y empujar el balón al recibirlo. Con el 1-3 nos fuimos al descanso.

Copyright © 2018 Spartak de Bruguers.
Todos los Derechos Reservados.