El gay aleatorio

Javi.jpg

Próximo partido

19-01-2018 22:00
 
Turbo Daily
-
Spartak

Último partido

12-01-2018 22:00
 
Spartak
3 : 4
Huebones F.C

Acceso

Síguenos en Facebook

Páginas amigas

Usuarios conectados

Hay 15 invitados y ningún miembro en línea

añonuevo2018Parece que el nuevo año no nos ha sentado del todo mal. Seguimos perdiendo, sí, pero sin bajar los brazos como de costumbre y dando algo de guerra. Con esta nueva derrota cerramos una primera vuelta para olvidar con solo seis puntos, empeorando incluso la segunda vuelta de la temporada pasada en la que conseguimos siete. Para jugar contra los Huebones F.C, sextos clasificados de la liga, nos presentamos con un equipo algo justo de efectivos siendo Javi, Manu, Pablo, Dani, Carlos y Alberto los elegidos para jugar en la gélida noche pavera. Por suerte nos tocó jugar en la pista 5 y no en la nueva pista 3, en la que jugar debería ser como visitar al puto Olaf a su casa. El calentamiento no era un buen presagio de lo que se avecinaba con unos chutes dignos de los Barcelona Dragons, a destacar los de Carlos, que dónde ponía el ojo, ponía la bala… pero el ojo malo, claro está.

En cuanto a la táctica, consistía en no defender más allá de medio campo y dejar a nuestro pívot irse como Forrest Gump, pero esta vez molestando algo en los ataques para no dar tantas facilidades. Y la verdad es que contra este equipo era lo mejor que podíamos haber hecho. Un equipo joven (como todos últimamente) que buscaban que les presionásemos arriba para encontrar carriles que correr. Lo bueno era que al defenderles atrás no eran capaces de crear jugadas, como mucho acciones individuales del 10, su mejor jugador. Para no salirnos de nuestro guion volvimos a ser los primeros en marcar tras una jugada de tiralíneas entre Alberto y Pablo, en la que con dos pases se quitaron de encima a toda la defensa para que Alberto marcase por bajo. Pudimos haber encarrilado el partido si el remate picado de Pablo hubiese entrado después de haber dejado a toda la defensa por los suelos o si un chute de banda de Carlos no lo hubiese sacado con los ojos cerrados el portero. Y es que el portero era claramente lo peor de su equipo, escapándosele todas las pelotas al estilo Javi, la diferencia era que al final se las acababa encontrando en las manos. Nosotros seguíamos con nuestra defensa atrás, pero comenzamos a tener demasiados fallos al sacar el balón, fallos que acababan en mano a manos contra Javi, en salvadas in extremis de Dani o Carlos o en faltas a última hora de Manu y Alberto, que disfrutaron como locos repartiendo estopa. A destacar la jugada en la que Manu, creyendo que aún estábamos en Navidad, abrazaba a un Huebón (con b, si, que se llaman así) a lo largo de medio campo. También hay que destacar la primera y última palomita de Javi de la temporada, con la puntualización que fue sin querer, ya que tirándose para parar un balón que iba fuera, le acabó tocando en la mano tras un rechace. Como decíamos las faltas se sucedían por lo que es incluso normal que el empate viniese por una de ellas, en concreto la quinta… y para rematar justo antes del descanso. Javi se comía el chute de falta dirigido a su palo por la manía de pegar un pasito a la izquierda (follow the leader, leader, leader, sígueme, sígueme) pensando que el contrario no chutaría directo. Con el 1-1 nos fuimos al descanso.

nomechillesquenoteveoEl pasado viernes el Spartak jugó el último partido del año por primera vez un 22 de diciembre. Ante lo raro de la fecha no es de extrañar que la noche no fuese como cualquier otra. La verdad es que empezó accidentada, con Dani olvidándose las medias y teniendo que dar media vuelta y con Manu perdiendo el móvil al subirse el coche y recuperándolo un poco magullado por culpa de algna rueda de coche antes de volver a por él. Justo después Fher dijo la frase "¿qué más puede pasar?" y que recordaríamos al final de la primera parte. Para enfrentarnos al tercer clasificado de la liga formamos con Javi, Manu, Fher, Carlos, Pablo, Dani y Alberto. Tras un calentamiento marcado por el caño de Javi a Carlos y por el balonazo a la cabeza del correcaminos comenzó el partido.

Tal como habíamos decido después del pasado partido cambiamos la táctica al estilo Hordas, con todo el equipo defendiendo y dejando al pívot arriba a buscarse las habichuelas. Y la verdad es que dio buenos resultados en los primeros minutos. Como en los últimos cuatro partidos fuimos nosotros los que abrimos el marcador, aunque luego no nos sirviese de nada. Alberto aprovechaba una recuperación de Dani y una asistencia para marcar el primer gol por bajo. La nueva táctica surtía efecto y más o menos los manteníamos a raya, pero no tardó en aparecer nuestra mala suerte. Como es de costumbre, un ataque espartano acababa en una pérdida de pelota y el pívot más solano que Mourinho en Navidad, que solo tuvo chutar a un lado ante la mala salida de Javi. Como las desgracias no vienen solas, en cuestión de minutos encajamos dos goles más, esta vez por querernos precipitar durante el ataque y hacer pases arriesgados que acabaron en el pie de los contrarios dejándonos en bragas. Tras los goles seguíamos a lo nuestro, llegando sin problemas con Alberto, Carlos y Dani como los principales atacantes, pero con nuestra suerte ofensiva los ataques se quedaban en simples ilusiones. En cuanto a la defensa, tras los goles todo estaba controlado y cuando no Javi ya se encargaba de sacar la pelota mediante segadas de Guile… aunque el balón lo condujese Dani. Y a falta de 5 minutos del descanso vino el gran susto de la noche. Carlos hacía una jugada paralela a la línea de fondo y era capaz de soltar un zarpazo, con tan mala suerte que el chute rebotaba en un jugador y le daba en el ojo izquierdo. Carlos estuvo un tiempo quejándose de dolor, tiempo suficiente para que Alberto y Javi se rieran de él y soltaran chascarrillos. El problema vino cuando Carlos comenzó a decir que no podía ver con un ojo. Ya podíamos hacer la peli de “No me chilles que no te veo” con Dani y Carlos de protagonistas. Ante la gravedad de la situación Carlos prefirió irse directamente a urgencias, quedándonos con solo seis jugadores. Con el 1-3 nos fuimos al descanso.

pollossincabezaEso fue la noche del viernes… una fusión entre Chicken Run y Fraggle Rock. El único que estaba en su sitio era Manu por ser cierre y el portero… pues porque es portero. A diferencia del año pasado el partido no fue aplazado en el último segundo y es que el presidente, presionado por Carlos, confirmó la no huida de Drink Team siendo la primera vez que jugábamos un partido contra ellos sin aplazarlo. Por cenas y trabajos varios finalmente formamos con Negro, Manu, Carlos, Pablo, Jesús, Alberto y Dani. Mientras calentamos Toni hizo acto de presencia pitando el final del partido… lo que nos hizo pensar por un segundo que Drink Team no tenían más que los tres jugadores que calentaban… pero por desgracia no fue así. Tras un calentamiento que nos dejó un caño de lujo de Alberto a Carlos y una cola de vaca al Negro comenzó el partido.

Los diez primeros minutos fueron muy muy buenos. Muchas jugadas, muchas llegadas y muchos remates. Coincidencia o no esos fueron los minutos que el “calvo”, segundo pichichi de la liga, estaba en el banquillo y los minutos en que nos aguantó un físico que hace que las tetas de Javi parezcan las de Stallone. No es de extrañar que tanto llegar finalmente nos adelantásemos en el marcador. Una jugada de paredes entre Alberto y Carlos, acababa con un gol por bajo de éste a pase de Alberto. Tras el gol hizo acto de presencia el calvo y tras sacar y avanzar dos metros consiguieron el empate, con tres espartanos presionando a dos jugadores y dejando totalmente solo al tercero, que chutó cruzado al segundo palo del Negro. Para colmo casi en la siguiente jugada, de nuevo el calvo aparecía solo contra el Negro y le hacía una vaselina perfecta, que Pablo evitó con la mano de Dios. A diferencia de la mano de Dani partidos atrás, esta vez Pablo se libraba de la expulsión y solo se llevaba una amarilla. Drink Team ni siquiera se quejó, viendo que el partido estaba claramente a su favor. El penalti, chutado fuerte y a media altura entro sin problemas. Tuvimos unas cuantas jugadas más, sobre todo por chutes lejanos de Alberto, pero el portero de Drink Team hacía su trabajo. A partir de ese momento comenzamos a defender como el culo. Las líneas separadas más de 10 metros facilitaban las paredes a un equipo que no las necesita. A parte, cada vez que se cambiaban de posición los seguíamos la primera vez pero no tras el segundo cambio, haciendo que tuviésemos dos espartanos en la misma banda mientras un contrario bajaba por la otra sin problemas. Con ese espectáculo recibimos el tercero tras una pérdida defensiva, un regate al portero sin piedad y un chute colocadísimo. El cuarto llegó antes del descanso.

casifriosNoche gélida la del pasado viernes que casi nos deja helados en los últimos minutos del partido tal como nos sucedió ante F. C. Almería. Con una hora de juego atípica, las 21 horas, el presidente tuvo que tirar de planificación y del Gavasella para poder tener al menos un cambio. La ausencia de Manu por culpa del horario junto con la de Pablo y Jesús, nos hicieron recuperar a un viejo amigo del Gavasella, Pina, que militó en el Instituto de Bruguers ganando el trofeo de la SAFA en su último partido junto a Fher y Javi. También vino Aitor, haciendo de míster en la banda. Así que para jugar contra el último clasificado, antiguo Tutti Frutti, formamos con Javi, Fher, Pina, Alberto, Carlos y Dani. Con el frio reinante el calentamiento comenzó con un rondo dentro del vestuario y acabó con Aitor dando golpes en el pecho a los jugadores a lo Clemente, que finalmente pareció darnos suerte.

Los primeros minutos fueron de tanteo, con Pina recordando el tacto de la pelota y con algún susto que otro. Pero pasado los cinco minutos abrimos la lata gracias al pichichi del equipo. Alberto, aprovechando que Esfínter de Milán tenían a un jugador de portero, disparaba desde medio campo y acababa haciéndole un caño al portero cuando intentaba parar el balón en dos tiempos. Poco después Carlos nos daba algo de tranquilidad consiguiendo el segundo gracias a un robo y a una jugada personal. No tardamos ni dos minutos en recibir el 2-1 con una defensa desastrosa que dejaba a tres jugadores como Pedro por su casa, que sólo tenían que hacer dos paredes para empujarla a placer. Y en este momento comenzamos a dar vergüenza ajena. Llegábamos una y otra vez, sin problemas, casi sin presión, pero dónde otros partidos finalizaríamos sin dudar, en éste cada jugada se convertía en un continuo “cuelga tú” de pases que finalizábamos de pena. Como siempre, tanta ansiedad por continuar marcando no hacía más que abrir huecos que Pina y Fher cerraban como podían. La jugada más clara fue un chute que rebotaba en Alberto y Pina y que Javi tuvo que sacar de la línea de gol. Por suerte con el 2-1 nos fuimos al descanso.

danicaminandoOtra noche para olvidar en la que perdimos los tres puntos, el orgullo y los bocadillos de la Pava. Ni con los últimos clasificados fuimos capaces de dar la cara, aunque a ratos lo hicimos. Con Fher de baja por caminar como El Langui tras su maratón en Valencia, formamos con el resto del equipo ante F.C Almería. Así pues, Javi, Manu, Carlos, Pablo, Alberto, Jesús y Dani fueron fieles a la cita de los viernes. Calentamiento tipo del Spartak mientras Alberto y Javi se peleaban para ver quien entraba antes en el lavabo para soltar lastre. A diferencia de otras ocasiones, Toni no fue nuestro árbitro, sino el argentino, que por desgracia para nosotros es demasiado permisivo con los empujones. Por suerte no fue permisivo con las botas de tacos, enviando a un jugador al banquillo, ya que no tenía otro calzado. Un cambio menos que nos podría ser de ayuda.

Nada más empezar el partido, Almería ya nos avisó que las cosas no iban a ser fáciles. Un fallo defensivo acababa con un mano a mano ante Javillas que, a diferencia de otros partidos, esta vez sí que la paraba… con el culo. Después de esa jugada, llegamos con claridad muchas veces. Alberto tuvo la primera tras un caño al portero que el defensa sacó de la línea de gol. Dani otra, tras un chute lejano que hacía que al portero le salpicase caucho, soltando la pelota para dar al palo y volverla a coger. Finalmente llegó el primer con una gran jugada de Jesús, que se la pasaba en corto a Pablo para tirársela al portero por alto. Pudimos marcar más si Carlos hubiese seguido un taconazo de Pablo que le hubiese dejado solo o si Dani hubiese acertado marcar en su mano a mano ante el portero. Almería hacía su trabajo y si bien no llegaban a chutar con claridad se comenzaban a acercar demasiado, pero la defensa estaba más o menos en su sitio. Hay que remarcar la actuación de Manu, que llegó a parar tres ataques sin despeinarse con su ya clásico movimiento de tacón. Con el 1-0 y alguna bronca que otra entre nosotros nos fuimos al descanso.

Copyright © 2017 Spartak de Bruguers.
Todos los Derechos Reservados.